Seleccionar página

Jaume al curs ApS de L'HospitaletClaro y sincero como siempre, Jaume Agustí resumía así cuál es su actitud frente a las dificultades.

Desde hace años está al frente de un magnífico proyecto de aprendizaje-servicio: Pedalem Junts (Pedaleamos Juntos).

En él, chicos y chicas de la Aula Abierta del Instituto Torres i Bages ayudan a familiarizarse con la bicicleta a personas con discapacidad psíquica del centro ocupacional Tallers Bellvitge.

El Aula Abierta es un dispositivo de formación adaptada para alumnado con dificultades académicas.

El hecho de que sean estos chicos y chicas los proveedores de un servicio útil a la comunidad acentúa el valor pedagógico y social de la experiencia.

Estábamos en el Curso de Introducción al Aprendizaje-Servicio de L’Hospitalet y en él vamos incorporando en cada sesión el testimonio de  buenos proyectos de la ciudad, no sólo para ilustrar el tema del día, sino también para estimular la interelación entre todos los actores educativos y sociales de la ciudad.

A medida que avanzaba la exposición de Jaume anoté en mi libreta los tesoros que se iban desvelando en esta experiencia:

  • El fuerte trabajo emocional, porque pone en tensión el control de los sentimientos de los adolescentes, como el rechazo, el miedo, la inseguridad…
  • La extensión progresiva del servicio que se ofrece, porque la bicicleta es una herramienta cargada de oportunidades e inspiradora de muchísimas actividades.
  • La extensión también progresiva de los aprendizajes que se van vinculando, sobretodo ahora que van a colocar esta práctica en una asignatura de Tecnologías para la sostenibilidad.
  • La necesidad de concretar con los chicos y chicas “el factor PQS” (el factor “¿pa-que-sirve?” en palabras de Alfons Cornella), para que entiendan el sentido del servicio en sus vidas y lo que aprenden a través de él.
  • Y, especialmente, la actitud topalantista (“¡pues espabila!”) de Jaume. La única posible en estos momentos frente a las dificultades académicas, institucionales, de recursos económicos, de “soledad del corredor de fondo”… pero también la actitud que nos acaba fortaleciendo como educadores.
Share This