Seleccionar página

¿Puede dar un día más de sí que el de ayer, jueves, en Zafra, Extremadura?

Marisa Lozano, de Acudex, ya me había advertido: te va a sorprender la marcha que llevan estas mujeres… ¡Y así ha sido! Lo que no me dijo Marisa era la cantidad de cosas que iba a aprender, en una jornada de clausura de un proyecto ApS impactante.

Una federación de asociaciones de mujeres, La Nacencia, presente en 7 municipios, lanza un proyecto para promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, en la Mancomunidad Río Bodión.

Puesto que prioriza incidir en la población joven, el proyecto se llama Igualdad Joven y consiste en formar  a jóvenes entre 15 y 17 años para que luego ellos mismos difundan lo que han aprendido entre la población adulta de la comarca.

Para este cometido, se apoyan en Acudex y en la Oficina  para la Igualdad, que organizan la formación de los jóvenes y se coordinan con los institutos. Una vez más, aprendizaje-servicio en estado puro, sin bautizarlo, sin saberlo, y con una dimensión comunitaria extraordinaria.

Por la mañana estuve en dos institutos, charlando con los adolescentes que han participado en el proyecto: energía, ilusión, espontaneidad… y pilas cargadas para una larga temporada.

Por la tarde estuve en el CPR de Zafra, en la jornada de clausura del proyecto, en la que participaron las entidades organizadoras, el CPR, educadoras sociales y profesorado de los institutos, las asociaciones de mujeres y personas adultas destinatarias. Y La Caixa, que ayudó a financiar el proyecto.

Las superwomen responsables de la Nacencia me acompañaron todo el día, tomando notas, haciendo fotos, comentando la jugada, absorbiendo todo como esponjas. ¡No se les escapaba nada!

En ocho años pateando las españas, nunca me había pasado que conceptos explicados por la mañana, apenas cuatro horas más tarde ya estaban integrados en el relato del proyecto.

Me emocionó el comentario generalizado de las supermujeres extremeñas: descubrir el aprendizaje-servicio ha hecho crecer nuestro proyecto… Llevo todavía el perfume de azahar del patio de Marisa.

Share This