Seleccionar página

Buscando cuentos para mi nieta cuya protagonista se llamase Ona fui a parar a Sendak, una maravillosa librería infantil, “donde viven los libros”. Fue un gran descubrimiento donde, por supuesto, encontré dos cuentos estupendos, escritos también por una persona estupenda. Se trata de L’Ona i el seu aniversari y L’Ona i la pedra màgica. La protagonista es una niña con silla de ruedas y un parque en un ojo.

La autora, Anna Garcia Galceran tuvo una hemorragia cerebral a los 26 años y quedó con la movilidad reducida. Como cuenta en su web, Anna veía que los niños y niñas se la quedaban mirando por la calle, y tuvo la idea de crear un personaje que fuera con silla de ruedas y llevara un parche en el ojo (como ella). De esta manera los pequeños lectores pueden conocer esta otra realidad desde una mirada simpática como la de Ona.

La cuidada ilustración de los cuentos es del artista Joan Turú y la tipografía de la portada es de Anna Vives, una chica con Síndrome de Down cuya letra tan característica y divertida suele anunciar eventos festivos, deportivos, educativos y culturales.

Anna y su hermana Cristina se ofrecen a escuelas, institutos, bibliotecas, a explicar el proceso de creación del personaje y los cuentos. Me parece una actividad interesantísima… ¡ojalá yo la hubiera disfrutado de pequeña!

Bicheando en internet he descubierto más cuentos protagonizados por niñas que se llaman Ona: L’Ona i en Tururú, el Nan Casteller, cuyos protagonistas se llaman Ona y Jan. Curiosamente, como en el caso de la obra de Anna Garia Galcerán, estos cuentos tienen también un trasfondo solidario: la lucha contra el cáncer, o de fomento de actitudes y valores: el esfuerzo en equipo, el poder de los abrazos….

Mi nieta es todavía un bebé de tres meses y por tanto no lee, pero ya ha empezado a tocar esos libros blanditos que hacen ruido, son suaves o rugosos y tienen sorpresas dentro.

No quiero esperar a que tenga seis años para buscar estos cuentos, porque tal vez entonces estén agotados, descatalogados o difíciles de encontrar. De manera que pienso seguir buscando bellas historias en bellas librerías, escritas por bellas personas.

Share This