Seleccionar página

En España hay más de 850.000 mayores de 80 años que viven solos y muchos presentan problemas de movilidad que les impiden salir de casa sin ayuda.

Esta es una de las revelaciones del impactante reportaje La soledad, un problema en aumento en España, de David Noriega en el Diario.es.

Va de soledad. De soledad y déficit de salud, de soledad y déficit de humanidad, de soledad y déficit de ética del cuidado.

De la gran contradicción que representa el avance tecnológico y científico junto con las salas de espera de los ambulatorios saturadas de personas que no tienen ninguna enfermedad, pero que en ese espacio se sienten mínimamente acompañadas.

La soledad no hace mucho ruido y por tanto, pasa desapercibida, ni siquiera se percibe como un gran problema. Y sin embargo, lo es. Es un problema que tenemos todos porque no somos capaces de generar una comunidad acogedora. Las «redes sociales» a las que tan rápidamente nos hemos enganchado frecuentemente son como telarañas que nos empujan hacia un mayor egocentrismo.

Una de las organizaciones que cita el reportaje es la ONG Grandes Amigos, en cuya web he descubierto este emotivo vídeo, Familias hinchables, que narra el problema de manera tan simbólica como dura.

Por todo ello creo que hay que apoyar sin reservas las iniciativas que rompen la soledad de los mayores, que es la soledad de todos. Cito algunas de estas iniciativas, proyectos luminosos de aprendizaje-servicio:

En el proyecto Museo Arqueológico, alumnado de 1º de Bachillerato de Humanidades del IES Miguel Catalán de Coslada, ofrece una sesión con explicaciones y actividades en torno al mundo grecolatino a los mayores y a las personas con Alzheimer. Tras este primer encuentro, los jóvenes dinamizan para ambos colectivos visitas guiadas que incluyen tertulia intergeneracional en el Museo Arqueológico Nacional.

En el proyecto Teatre d’ahir i d’avui («Teatro de ayer y de hoy») niños y niñas de 4º  de Primaria del Colegio Mare de Déu de la Salut de Badalona crean  y representan obras musicales junto con personas mayores de la Residencia Llegat Roca i Pi. Ya llevan una buena colección: La bella y la bestia, Sonrisas y lágrimas, El Rey León, Jesucristo Superstar, Sister Act…

En Extremadura, los Programas Intergeneracionales llevan ya un tiempo promoviendo el encuentro entre personas mayores y jóvenes estudiantes, que comparten experiencias como la del IES Jaranda de Jarandilla de la Vera, organizando un campamento intergeneracional de verano o un campo de trabajo para reconstruir entre todos un pueblo abandonado.

Que ninguno de nosotros tenga que vivir con familias hinchables está en nuestras manos. Y estas experiencias protagonizadas por los jóvenes lo demuestran.

Share This