Seleccionar página

Se intenta hacernos creer que los mercados mantienen todo en equilibrio, que al final nos irá bien a todos. Sin embargo, la crisis social y la ecológica muestran que este no es el caso en absoluto. Con el capitalismo en su forma actual, nada irá bien… afirmaba Frank Adloff en una conversación publicada por la Revista Triodos, hace un mes.

La tesis de Adloff y de los pensadores que sostienen el Manifiesto Convivialista es que debemos enfocarnos a una sociedad que deje de basarse en el paradigma del crecimiento. Pasar del homo economicus al homo donator, reconociendo que las personas somos seres relacionales, que damos y nos cuidamos, dependientes de las otras personas y de la naturaleza.

La doble crisis del capitalismo, la social -tan visible en la extrema desigualdad que padecemos- y la ecológica -manifestada dramáticamente en el cambio climático- nos está empujando a un callejón sin salida.

Aunque parece inalcanzable la tarea de construir una nueva cultura, una nueva autopercepción como humanidad, hay multitud de iniciativas orientadas a ese fin, por ejemplo las que vamos de descubrir en el próximo XI Encuentro Estatal de Aprendizaje-Servicio, que tendrá lugar el 14 de diciembre  en Coslada (Madrid).

Una comprende hasta qué punto es posible empezar a construir alternativas desde edades tempranas viendo los proyectos de aprendizaje-servicio protagonizados por niños y niñas de Primaria premiados este año:

  • El CEIP Valdespartera y el CEIP María Moliner, de Zaragoza, representando a nada menos que 41 centros educativos en red, presentó el proyecto Amig@s Activ@s, en el cual los niños y niñas promueven la salud en el entorno ofreciendo actividad física a la comunidad; compartiendo saberes y recaudando fondos en colaboración con la Fundación Familias Unidas, para hacer posible la atención sanitaria integral de 500 niños y niñas de Nicaragua, aportando suplementos vitamínicos, vacunación y control de talla y peso.
  • El Col·legi Sant Roc, de Alcoi, presentó el proyecto Caminem junts, en el cual los niños y niñas sensibilizan a su entorno acerca del cáncer y organizan actos sociales y culturales (teatro, conciertos, fiestas, almuerzos, exposiciones… ) a fin de recoger fondos para la lucha contra el cáncer y el bienestar de los niños y niñas enfermos, colaborando con el Hospital General Universitario y múltiples entidades socio-culturales de la ciudad.
  • El CEIP Estela de Zurita, de Zurita de Piélagos, presentó el proyecto Nosotros leemos, ellos leen, en el cual los niños y niñas, para paliar la falta de biblioteca pública en la población, crean, organizan y gestionan una biblioteca abierta a la comunidad en el patio de la escuela y generan así un nuevo espacio de encuentro para el vecindario, colaborando con el AMPA, la Junta Vecinal de Zurita de Piélagos, el Ayuntamiento de Piélagos, la Librería El Crucero y el CEP de Santander.
  • El CEIP Pasico Campillo, de Lorca, presentó el proyecto Cerebro, Corazón, Acción, en el cual los niños y niñas llevan a cabo una gran variedad de acciones a fin de mejorar la calidad de vida en el entorno: donación de sangre, atención a personas mayores, cooperación al desarrollo, cuidado de animales abandonados, atención a familias con pocos recursos, trabajando en red con el AMPA, el ayuntamiento, las empresas locales y las entidades sociales.
  • La Asociación APES, de Ourense, presentó el proyecto As de Guía, en el cual los niños y las niñas sensibilizan a la comunidad acerca de la discapacidad, dinamizando juegos adaptados enseñando lengua de signos difundiendo carteles informativos, señalando accesibilidad y no accesibilidad y adecuando espacios por medio de carteles y letreros en lengua de signos, sistema braille o pictogramas, con la colaboración del Centro Cívico.

En todos estos proyectos se trabaja no sólo el aspecto pedagógico sino también el tejer lazos con las entidades y asociaciones para enfrentarse juntos a los retos del entorno. Son niños y niñas construyendo capital social en sus comunidades. Los nuevos Homo donator.

Share This