Seleccionar página

El periodismo es el borrador de la historia, recuerda Katherine Graham, la editora del Washington Post a Ben Bradlee, el director, rememorando una frase que solía decir su marido, Phillip Graham.

Son las últimas escenas de Los archivos del Pentágono, una impecable crónica interpretada por Meryl Streep y Tom Hanks.  Me gustó mucho esta película y me quedé saboreando la frase largo rato.

Pocos días después de verla me la he encontrado de nuevo, en una entrevista reciente a Ken Loach: El periodista registra lo que pasa en la calle, la historia tal como ocurre. El periodismo es el primer borrador de la Historia. Los que hacemos películas tenemos un papel diferente. Intentamos ver la esencia del conflicto, y eso solo se puede en retrospectiva. Quizás hacemos el segundo borrador de la historia.

Y apenas hace unos minutos me llega la convocatoria de un debate sobre Periodismo y Educación, en el que, entre otras cosas, se presenta la Revista XQ, una iniciativa de la Fundación Periodismo Plural, cuya finalidad es que los jóvenes descubran la actualidad, no sólo a partir de las imágenes de la televisión o los flashes de las redes sociales, sino, también, con la argumentación del texto periodístico. Porque la complejidad de la realidad precisa el reposo y la profundidad de la lectura.

¡Qué necesario es educar la mirada y la reflexión en esta sociedad tan inmediata y de pasapantallas! Acerca de la actualidad y también acerca de la historia. Merece un aplauso la iniciativa de esta nueva revista, que en su número de diciembre hablaba del imperio de Trump y de Jerusalen como ciudad de las tres religiones y del conflicto eterno.

Y también merece un aplauso la iniciativa de mi amiga Ángels García-Carpintero, que ha escrito Amatxus, la crónica de los años 70 de un grupo de chicas de Bellvitge, de mi barrio. Ha sido el Centre d’Estudis de L’Hospitalet, que se dedica a recoger y dar a conocer la historia de la ciudad, la entidad que se ha interesado en editarla.

Vamos a recuperar no sólo el respeto por la historia sino también por el presente y por nosotros mismos porque no nos merecemos perdernos entre falsedades, frivolidades y postverdades. Vamos a garabatear el borrador de las preguntas y de las respuestas. Porque aunque no estemos seguros del todo, buscar y garabatear nos hace más personas.