Seleccionar página

Necesito que me toque el aire – nos decía mi hija cuando era pequeña y estaba cansada de estar en casa.

Nosotros también lo estábamos, de manera que salíamos al aire libre, aunque fuera el parque más próximo, a  caminar, correr, saltar, jugar o simplemente pasear y mirar cosas. Pero entonces no había móviles, ni facebook, ni programabas la televisión para verla cuando te viniera en gana.

Me preocupa mucho el sedentarismo, que algo de adictivo tiene, porque cuanto menos entrenado estás más excusas le pones a moverte ¡es un círculo vicioso!. El sedentarismo se ha multiplicado con el aumento de oferta de ocio tecnológico sin salir de casa y prácticamente sin salir del sofá.

Para los niños estarse quieto mucho rato es un peligro que parece inofensivo: los ves calladitos y concentraditos en sus pantallas, se diría que dóciles, en calma, te dejan trabajar o empantallarte tu misma tranquilamente… Sin duda salir a jugar con ellos es bastante más incómodo y no siempre apetece.

Pero entre muchas ventajas, que los niños y niñas se muevan les ayuda a prevenir enfermedades, a tener un sueño más reparador, a subir la autoestima y el bienestar personal, a reducir el nivel de estrés, a mejorar el rendimiento en clase, a reforzar sus habilidades sociales, tal como cita el Estudio sobre la situación de la obesidad infantil en España.

Por eso me parece estupenda la iniciativa Las Escuelas de la Milla, una práctica educativa nacida en febrero del 2012 en Escocia, como inspiración de una profesora que admiraba el parque vecino a través de las ventanas del aula y de un voluntario del colegio que observó lo poco en forma que se encontraban los alumnos. Los índices de sobrepeso en el colegio donde surgió la iniciativa (St.Ninians, en Escocia) son hoy casi la mitad de la media del resto del país.

El programa de las Escuelas de la Milla dura 6 meses y es muy sencillo. Cada mes se plantea un pequeño reto diferente, que crece en dificultad de manera progresiva:

  • Octubre: correr 1 milla (1.600 metros) un día cada semana del mes.
  • Noviembre: correr 1 milla dos días cada semana del mes.
  • Diciembre: correr 1 milla tres días cada semana del mes.
  • Enero: correr 1 milla cuatro días cada semana del mes.
  • Febrero: correr 1 milla cinco días cada semana del mes. ¡LA MILLA DIARIA!
  • Marzo: Correr más de una milla cinco días a la semana o correr 1 milla seis días a la semana (el fin de semana en familia).

Me parece sencillo, divertido y bonito. En España ya hay 167 colegios, 234 profesores y 12.587 alumnos motivados… ¿quién se apunta?

Share This