Seleccionar página

[getty src=”452181862?et=HhkWr-bARZZ6an0Wo75F1A&sig=L0NpdUvq1YE1qxTqLY52wQ8ayLomDRYK1KKYT7fVidQ=&caption=true” width=”594″ height=”396″]

En el debate acerca de cuánto debe durar la formación de los estudiantes universitarios no tengo las ideas muy claras, porque veo ventajas e inconvenientes en las dos posturas, la que está a favor del tres más dos y la que está en contra.

En cualquier caso, me parece sensata la postura de los rectores españoles de pronunciarse en contra de los cambios súbitos, sin valoración de la etapa anterior y sin tener en cuenta las consecuencias de la precipitación.

Para aclararme, estoy leyendo todas las opiniones que puedo  y últimamente me han llamado la atención los argumentos a favor de Eduard Vallory y los argumentos en contra de Fernando Trujillo que, prudentemente, sólo los refiere al grado de Magisterio.

No puedo estar más de acuerdo con Eduard Vallory cuando afirma que la función de los grados no debe ser preparar futuros profesores universitarios. Debe ser preparar buenos profesionales que con un grado de tres años bien aprovechado puedan ser cultos y laboralmente competentes.

Pero, al mismo tiempo, suscribo la opinión de Fernando Trujillo: Un logro fundamental del 4+1 actual ha sido aumentar las horas de Prácticum de manera considerable, lo cual implica – no me cabe la menor duda – mejor formación para el futuro maestro. Reducirlo sería un error, una clara involución.

¿Alguien está planteando reducir al tres más dos la carrera de medicina, o ésta se salva? Si ésta se salva, ¿alguna más debería salvarse? ¿Tan imposible es ponderar de manera diferente lo que se necesita en cada grado?

La verdad es que la primera vez que visité Colombia de la mano de la organización de enfermeras Proinapsa me llevé la impresión de que en gran parte su sólida formación en salud comunitaria -y no sólo en salud “clínica”- se debía a que la carrera era de cinco años y no de tres como entonces duraba en España.

Era un ejemplo de no despilfarrar cinco  años, sino de invertirlos en formar a los mejores profesionales.

Si tuviera que posicionarme en este debate, en el caso concreto de Enfermería yo me inclinaría seguro por cinco buenos e intensos años.

 

 

Share This