Seleccionar página
¡Basta ya de pensar que no hay nada que hacer!

¡Basta ya de pensar que no hay nada que hacer!

¿Alguien recuerda cuando se podía ir en moto sin casco? ¿Cuando no era obligatorio ponerse el cinturón de seguridad en el coche? ¿Cuando se fumaba en clase, no sólo en los bares? Todas estas acciones, que ahora juzgaríamos como rechazables, en su momento estuvieron...
El machismo elevado al cubo y el otro

El machismo elevado al cubo y el otro

Estoy absolutamente enganchada a El cuento de la criada. Es sobrecogedora y pesimista hasta la extenuación… pero creo que es una serie impactante que pasará a la historia. Para mí, la mejor de las que he visto hasta el momento, a pesar de dejarme con el corazón...
¡Demos la bienvenida a la discrepancia!

¡Demos la bienvenida a la discrepancia!

Apenas tres días antes de las elecciones me llamó la atención el artículo Discrepància benvinguda: eines per afrontar debats controvertits a l’aula sense caure en un diàleg de sords (Discrepancia bienvenida: herramientas para enfrentarse a debates controvertidos en el...
Antes leía en el metro

Antes leía en el metro

Suena a nostalgia de la rancia, pero lo cierto es que tiempo atrás yo llevaba siempre un libro en el bolso y en los transportes públicos lo abría, leía y me relajaba. El tiempo de transporte no era un tiempo exactamente productivo, pero tampoco era un tiempo muerto o...
Música para la teoría de cuerdas

Música para la teoría de cuerdas

Tenía que encerrarme tres días, de martes a jueves, para pastar la masa madre de un libro. No iba a acabarlo, claro, pero la masa madre me exige esta dedicación inicial. El esqueleto básico, el enfoque general, así como la planificación de la extensión de cada...
Orgullo canario

Orgullo canario

Vuelvo fascinada y emocionada de Canarias, donde participé en las II Jornadas de Aprendizaje-Servicio organizadas por la Asociación Canaria de Aprendizaje-Servicio. Fue hace dos años en estas islas cuando aprendí la palabra naje, que en yidish significa «orgullo...