La goma de borrar

Goma de borrarLa mejor definición que he leído de la enfermedad de Alzheimer es que se trata de una goma de borrar.

Va difuminando tu personalidad y tu identidad, borrando no sólo los recuerdos, sino la geografía de tus emociones.

A veces lo último que se esfuma son las aristas y los pinchos, y entonces no sólo te dañas a ti misma, sino que hieres también a los demás.

Ojalá cuando esté más avanzado nuestro proceso de envejecimiento la ciencia haya descubierto la manera de frenar la goma voraz.

Pero, mientras tanto, sólo nos cabe equiparnos lo mejor posible, porque nadie parece estar totalmente fuera de peligro.

En mi mochila de supervivencia voy a meter cuatro cosas:

  • Mi salud de hoy, pues tengo claro que no sólo me cuido para mi bienestar, sino para envejecer dando la menor guerra posible a los que me rodean.
  • Mi carácter, porque el tiempo, aunque aporta experiencia, también añade hartazgo e impaciencia. Hay que priorizar aquello por lo que realmente vale la pena enfadarse, desterrando el resentimiento y la amargura, que sólo sirven para sumar otro problema más.
  • Mis afectos, amores y amistades, que son el tesoro de la vida, el bálsamo frente a las adversidades y la razón de ser.
  • Mi curiosidad por explorar lo que hay alrededor, evitando la tiranía del propio ombligo, luchando contra la tendencia a considerar que somos el centro del universo. No lo somos.

Aunque estas cuatro cosas no serán suficientes si me alcanza la goma, por lo menos creo que podrá ser menos devastadora.

Desempolvar la compasión

Anuncio del chupete - Cruz RojaHoy el titular de La Vanguardia resalta esta frase de Kaylash Satyarthi en la entrega del Nobel de la Paz, compartido con Malala Yousafzai: ¡Globalicemos la compasión!

Me llama la atención la palabra compasión, tan denostada por los discursos pedagógicamente correctos, en los que suena a caridad casposa, a superioridad condescendiente, a paternalismo rancio…

¡Bien diferente de la molona empatía, a la que todo el mundo se apunta! Pero yo creo en la compasión. En definitiva, la empatía la puedes sentir hacia quien está feliz y satisfecho. Pero la compasión sólo hacia quien sufre.

Tal vez la compasión sea, precisamente, la empatía con aquel que se encuentra en dificultades, no lo sé. ¿Compasión no quiere decir “paceder con”?

Pienso que sin compasión previa no hay deseo de justicia. El verdadero coraje contemporáneo es la compasión, decía Adela Cortina ya en el 2007.

Lástima que, como tantas otras bellas palabras (austeridad, por ejemplo), compasión fue secuestrada y arrinconada en el desván donde, figuradamente, yacen los vocablos que ya no pueden pronunciarse sin traicionarse a sí mismos.

Creo que una de las mejores expresiones audiovisuales de la compasión la consiguió hace algunos años este anuncio publicitario de la Cruz Roja, el que muchos recordaremos como “el anuncio del chupete”.

Construyendo sonrisas

¿Cómo podemos apoyar a las Comunidades de Aprendizaje con proyectos de aprendizaje-servicio?

Aitor Zenarruzabeitia

Proyecto Construyendo sonrisas

 

 

 

 

 

 

Un ejemplo modélico es Construyendo sonrisas, el proyecto compartido por la Fundación Pioneros y el CEIP Caballero de la Rosa.

En él, los jóvenes de Fundación Pioneros fabricaron diversos tangram, un geobord y un tablero de aprendedizaje de las tablas de multiplicar para los niños y niñas de Infantil y Primaria de la escuela, que es una Comunidad de Aprendizaje.

El jefe de estudios, Aitor Zenarruzabeitia (en la foto) nos cuenta cómo este tipo de experiencias consolida el concepto comunitario de aprendizaje, donde todos enseñan y todos aprenden.

Yo soy una enamorada de las Comunidades de Aprendizaje, ese modelo de escuela transformadora donde se suman voluntades y esfuerzos a favor de la inclusión y el progreso de todos.

Y creo que en una Comunidad de Aprendizaje también tiene sentido que los niños y niñas protagonicen proyectos de aprendizaje-servicio:

Son actuaciones socialmente inclusivas al permitirles tomar un papel activo y son académicamente exitosas porque muchas investigaciones internacionales así lo demuestran.

No debería

El impostor.jpgDebería rechazar de pleno a personas como el pequeño Nicolás, pero confieso que algo hay en ellos que me atrae… ¡y no debería!.

Lo mismo me ocurre con Enric Marco. A diferencia del pequeño Nicolás, a Marco llegué a conocerle y tratarme un poco con él, en tanto que veterano dirigente de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Cataluña.

Alguna vez nos habíamos encontrado en el metro. Hola, Enric, ¿dónde vas? – Ya sabes, a dar otra charla en un instituto sobre el holocausto… Yo le admiraba por su tremenda vitalidad y espíritu de lucha contra los crímenes del nazismo.

Creo que me puede la fascinación de haber sabido tejer una historia y un personaje, y hacer ambos creíbles. Se necesita una gran habilidad, un gran olfato, una capacidad de empatía fuera de lo normal.

A veces siento que “no debería” o que “me gustaría que no me gustase” algo o alguien y, aunque me revienta, no consigo del todo generar en mi interior la aversión que sería mínimamente coherente.

A ver… ¿por qué demonios me gusta Arnold Schwarzeneger? ¡No debería gustarme! Ni siquiera es buen actor, es un republicano conservador que nada tiene que ver conmigo, engañó a su mujer, la antítesis de todo lo que… bla, bla.

Y, sin embargo, no puedo olvidar su personaje en Mentiras arriesgadas, atravesando la calle, cabizbajo y abatido, al sospechar que su mujer podía estar engañándole.

En aquella película, Schwarzenegger a ratos parodiaba y a ratos traicionaba su propio personaje. Esto me encantaba, pero… ¿hay para tanto?

Voy a leer El impostor, el libro de Javier Cercas acerca de Enric Marco, no sólo para conocer la historia del protagonista, sino para entender las claves de la fascinación por las mentiras arriesgadas.

 

Una red fuerte y ligera


Con los niños y niñas de Nalda

Lynn Hill fue una de las mejores escaladoras del mundo. Como muchos atletas, es de complexión menuda y al mismo tiempo fuerte, lo que le permite una agilidad increíble a la hora de superar paredes de alta dificultad

Fortaleza y ligereza: una combinación inspiradora para la Red Española de Aprendizaje-Servicio, que constituímos jurídicamente el pasado 20 de noviembre, en nuestro VII Encuentro en Logroño, La Rioja.

Nos hemos propuesto crecer sin engordar. Y vamos a poder hacerlo porque durante los últimos 7 años hemos estado tejiendo confianza y apoyo mutuo. Con estos ingredientes, la red es elástica, acogedora y se expande.

Nos hemos aficionado a disfrutar de la sabiduría de cada uno y de la sabiduría compartida. Y siempre  nos sorprende cuánto hemos avanzado en aprender a trabajar juntos, respetándonos los ritmos, copiándonos, conectándonos, haciendo de los objetivos de los demás nuestros propios objetivos.

No podíamos encontrar mejor día para formalizar la Red que el aniversario de los Derechos de la Infancia: el olvidado derecho de los niños a ser educados en la generosidad nos mueve también a dar las gracias por tantas buenas cosas que nos está revelando este camino.

 

 

 

Esto del ApS es de todos

Portada Folleto ApS Familias CASTCuando en el 2010 estuve en el evento anual de NYLC en San José, California, me sorprendió un un folleto sobre aprendizaje-servicio destinado a las familias.

Bueno, curiosamente también lo encontré en español y la explicación que me dieron era bien clara: estaba destinado a familias hispanas.

Me fuí de aquel extraordinario evento con muchísimas ideas en el cesto, inspiradas, en gran parte por la fiesta multitudinaria y policroma que representaba.

Una de ellas era, ciertamente, la necesidad de implicar a las familias en el impulso y extensión de los proyectos ApS.

Hace pocos días, la Fundación Zerbikas del País Vasco ha publicado Aprendemos siendo útiles, un folleto similar en intenciones al americano, aunque más ligero de tamaño y contenido.

Está en las cuatro lenguas oficiales del Estado y lo hemos redactado Anna Ramis y yo, con el diseño gráfico de Eva Anguera.

Creemos que puede ser un instrumento útil para comunicar a las familias el valor del aprendizaje-servicio, con la finalidad de que también se apropien de él, lo disfruten y lo difundan.

Aquí tienes los links del folleto en las cuatro lenguas:

Aprendemos siendo útiles

Aprenem i som útils

Aprendemos sendo útiles

Ikasten dugu besteei onura eginez

 

 

La fruta madura del ApS

Projecte Empresa amb Servei a la Comunitat
Hace tiempo que vamos notando cómo madura la fruta del aprendizaje-servicio en nuestro país.

Ha crecido, ha tomado color, es apetitosa… ¡Hay muchas señales de este proceso!:

Ya no hace falta explicar y justificar tanto la idea; los proyectos se consolidan, se reproducen como setas y se reconocen, merecen premios y salen en los medios…

Por otro lado, las personas que los impulsamos nos hemos vuelto más flexibles y ya no discutimos tonterías, detalle que, sinceramente, me parece uno de los signos más evidentes de madurez.

Ayer tuve una jornada intensísima de aprendizaje-servicio en L’Hospitalet de Llobregat. Por la mañana Lluis Esteve, el concejal de Educación, reunió a la Red ApS de los ayuntamientos de la RECE (Red Estatal de Ciudades Educadoras) y por la tarde tuvo lugar la V Jornada ApS de esta ciudad. Al final, todos mezclados, fuimos testigos de este proceso de maduración imparable.

Como muestra del intercambio, te dejo el vídeo Projecte Empresa amb servei a la comunitat que compartieron los educadores del Centre Esclat, un ejemplo estupendo de incorporación del ApS al proyecto educativo del centro.

Cuadernos de Pedagogia Tema del Mes ApSPara redondear, al volver a casa comprobé que me había llegado ya el último número de la revista Cuadernos de Pedagogía, cuyo tema del mes de noviembre es, precisamente, el aprendizaje-servicio.

No te pierdas el artículo de fondo de María Nieves Tapia sobre calidad educativa y ApS, así como el de Javier Murillo y Pilar Aramburuzabala acerca del ApS y la justicia social. ¡También te van a encantar las prácticas descritas de Sevilla, Paraná, Santurtzi, Ourense y L’Hospitalet de Llobregat!

Cuando la fruta está madura, es un placer saborearla.