Seleccionar página

¿El tamaño importa?

Feriadeltomate

Una duda frecuente en los cursos y las discusiones sobre aprendizaje-servicio es la relativa a la envergadura del proyecto.

¿Podemos considerar aprendizaje-servicio un proyecto que en conjunto dura pocos días?

¿Podemos considerar aprendizaje-servicio un proyecto en el cual el servicio se resuelve en un único día destinado a la acción social? Todo es muy opinable, pero aquí tienes mi reflexión personal:

Para empezar, déjame usar el ejemplo de los tomates: ¿un tomate cherry es menos tomate por el hecho de ser pequeño?

La respuesta es ¡claro que no!. Puede ser que comer un tomate pequeño deje más insatisfecho que comer uno grande, pero sigue siendo un tomate del cual nadie cuestionaría su identidad.

Vamos con el ApS entonces:

Hay proyectos de aprendizaje-servicio que se resuelven en relativamente poco tiempo, como por ejemplo las campañas de donación de sangre.

Con frecuencia duran sólo 5 días o sesiones: Una, los alumnos estudian el problema en clase y deciden hacer algo; dos, diseñan y planifican la campaña para sensibilizar a los adultos; tres, desarrollan la campaña, salen al barrio, reparten folletos, hablan con asociaciones, radio, etc.; cuatro, el dia de la recolecta de sangre; cinco, la evaluación y contraste de los resultados obtenidos con el Banco de Sangre.

En otros proyectos, la acción de servicio es bastante breve aunque sea intensa, como por ejemplo, la que se desarrolla en un solo día de plantación de árboles después de un estudio en el aula sobre la deforestación.

Naturalmente, podemos considerar que los proyectos largos, que duran uno o dos trimestres proporcionan muchas más oportunidades de aprendizajes diversos y de servicio con alto impacto.

Por ese motivo, en algunos países donde el ApS está muy implantado o bien es obligatorio, a veces se marca uns pauta mínima temporal relativa al servicio. Por ejemplo, en Holanda, éste debe ser de 30 horas. En Cataluña, donde se está implantando el “servicio comunitario con metodología aprendizaje-servicio”, el Departamento de Educación exige que como mínimo los proyectos tengan una duración de 20 horas, 10 horas de aula y 10 de servicio.

Resumiendo:

  1. Igual que los tomates, hay proyectos ApS grandes y proyectos ApS pequeños.
  2. Probablemente la mejor manera de empezar a comprometerse sea con proyectos pequeños, de resultados muy inmediatos.
  3. Los proyectos más largos, propios de chicos y chicas mayores, pueden ofrecer mayores garantías de aprendizajes diversos y servicios significativos.