Seleccionar página

Estoy un poco harta del egocentrismo cognitivo, una empanada mental que a veces parecen abanderar algunas voces educativas.

Me refiero a esa convicción de que el aprendizaje siempre va a ser mejor si obedece a un descubrimiento personal. Por poner un ejemplo, se sobrevalora el hecho de inventarse un cuento y se minusvalora la lectura de una buena narración inventada por un autor o autora clásica. Bueno, así nos va.

Es egoísmo cognitivo porque desprecia el legado de la historia y de la alteridad, de las vidas, experiencias y reflexiones que nos precedieron o que no pertenecen a nuestro entorno. Me resulta especialmente enojosa esta actitud en un momento en que la sociedad se ha vuelto muy compleja y necesitamos todas las fuentes de inspiración para salir adelante.

Por ese motivo me fascina MUHIMU, una plataforma plagada de buenas noticias, citas, historias de compromiso y de éxito, que también aporta datos y descarnadas reflexiones sobre la violencia, el consumo, la pobreza o el medio ambiente. Iniciativas como ésta son un buen antídoto contra el yo-mi-me-conmigo.

Como ejemplo, de vez en cuando selecciona y brinda citas de personalidades del mundo de la Ciencia, el Arte, la Política, la Filosofía… una buena oportunidad para romper el egocentrismo cognitivo, reconociendo y disfrutando del pensamiento de las personas sabias:

 

Share This