Seleccionar página

Aunque supiera que mañana el mundo se fuera a derrumbar, igualmente hoy plantaría mi manzano. Nieves Tapia compartió esta frase de Martin Luther King a las pocas horas de la vergonzosa victoria de Donald Trump.

Dejémonos de lamentaciones y de decir que estamos en estado de shock, como clama Michel Moore y arremanguémonos. El desaliento y la desmovilización serán nuestros principales fracasos.

Tomemos ejemplo de los que encuentran sentido y alegría en las pequeñas y no tan pequeñas acciones de cada día, llenas de verdad y de belleza. Somos más fuertes y más resistentes que la estupidez.

Como que los árboles, las semillas y los paisajes siempre me inspiran esperanza, he buscado hoy 2 maravillosos proyectos de niños y jóvenes que cuidan la tierra, que plantan sus manzanos.

Son proyectos sencillos y luminosos que han merecido premios en la convocatoria de los Premios Aprendizaje-Servicio 2016:

El Proyecto Aula de interpretación de la Natura, impulsado por el Colegio Público San Juan de Jerusalén de Cabanillas, Navarra. En esta experiencia el alumnado de 5º de Primaria crea un Aula de Interpretación de la Naturaleza representativa de los tres principales biotopos de la Ribera de Navarra (semi-desierto de la Reserva de la Biosfera de Bardenas Reales, laguna endorreica procedente de barranco y soto de ribera del río Ebro).

Los niños y niñas construyen  un refugio para animales autóctonos y ofrecen el Aula como recurso lúdico y didáctico de la población, a fin de desarrollar una conciencia medioambiental y dar a conocer las posibilidades socioeconómicas de la zona. Con este proyecto, los niños y niñas aprenden aspectos de geología, climatología, edafología, geomorfología, vegetación, flora, fauna y usos tradicionales de la zona.

El Proyecto La integración natural, impulsado por  CEOM (Asociación para la integración d elas personas con discapacidad. integración personas con discapacidad intelectual) de El Palmar, Murcia. En esta experiencia, jóvenes con discapacidad intelectual ponen en marcha y diamizan una aula natural para escolares de primaria, destinada a la sensibilización medioambiental a fin de concienciarlos de la fragilidad que vive nuestro entorno y de la necesidad de respetar y cuidar tanto el medio ambiente como las personas que nos rodean.

A través de sesiones multisensoriales al aire libre, los pequeños escolares participantes descubren aspectos relacionados con la conservación del medio ambiente, la flora, la fauna y el relieve de la zona, interactuando, desde edades tempranas, con personas con discapacidad intelectual, lo cual favorece la normalización e inclusión social de este colectivo.

Estos chicos y chicas plantan sus manzanos y tienen esperanza en el futuro. No podemos fallarles ahora. Hagamos nuestra parte.

Share This