Seleccionar página

¡Buena pregunta! En realidad, fue una constatación empírica que me trasladó Juan de Vicente, orientador escolar en el IES Miguel Catalán de Coslada.

Estábamos en Vallvidrera, un barrio-pueblo de Barcelona asentado en la sierra de Collserola, el pulmón verde de Barcelona. Cuatro jabalís confiados devoraban bellotas a pocos metros de nosotros, sin hacernos el mínimo caso.

El IES Miguel Catalán, junto con el IES Parquesol de Valladolid; el IES Arcipreste de Hita de Azuqueca de Henares; el IES Fin do Camiño de Fisterra y el Institut Leonardo da Vinci de Sant Cugat han estado compartiendo durante el 2015 el proyecto “Desarrollo de competencias básicas a través del aprendizaje-servicio”.

En Vallvidrera celebraban el final de este intercambio más de cien chicos y chicas entre 13 y 17 años. Estuve dinamizando con ellos un taller de comunicación en público y me parecieron receptivos, divertidos, un punto tímidos, agradecidos… En el acto final, tres de ellos y un profesor tomaron las guitarras y nos hicieron cantar a todos. Como en los viejos tiempos, pensé yo, con una pizca de nostalgia.

Acerca de la cuestión planteada por Juan de Vicente, creo que tiene razón: el aprendizaje-servicio seguramente tiene mucho de femenino. Aun cuando contamos con excelentes proyectos en que predominan los alumnos varones (algunas ingenierías, algunas especialidades de la formación profesional…) el aprendizaje-servicio atrae poderosamente a las chicas desde el minuto cero.

Pero… ¿no ocurre lo mismo con el voluntariado o cualquier otra actividad con enfoque altruista? Creo que tiene mucho que ver con la tendencia de las mujeres a cuidar al otro, a sentir con el otro, a priorizar la compasión frente a la lógica justicialista del ojo por ojo diente por diente. En definitiva, tiene que ver con la ética del cuidado, reivindicada por algunos sectores feministas, ecologistas y pacifistas.

No me preocupa mucho que esté feminizado el aprendizaje-servicio. Me preocuparía si progresivamente no se fueran contaminando más chicos. Porque buena falta les hace.

Share This