Seleccionar página

Esta primavera he inaugurado las conferencias-baile, copiando a Inés Sanguinetti, la coreógrafa y artista social argentina, alma de Crear Vale la Pena.

En el 2010 coincidí con Inés en el Fórum Impulsa de Girona. Ella actuaba de ponente y yo de espectadora.
En medio de su exposición, Inés pidió al público que nos levantáramos para interpretar con ella una sencilla coreografía. Por cierto, fíjate en el vídeo quien baila y quien no: ¡es interesante!

No se trataba sólo de un ejercicio para desentumecer la musculatura y compensar así lo muy sedentarios que son los congresos, sino que encajaba con su discurso, nos metía físicamente en él. Me pareció fascinante y en alguna ocasión intenté hacer algo parecido.

Pero hace algunas semanas me desmelené un poco más. El atrevimiento tiene que ver con que la gente me pide siempre, grosso modo, la misma presentación sobre aprendizaje-servicio.

Una necesita cambiar y ningún público mejor que el de Valencia -con perdón- para acoger novedades pasadas de rosca.

De manera que he empezado a incorporar baile a media exposición. Aprovecho que estoy explicando uno de los proyectos de mayor impacto social, el de la donación de sangre, para poner este vídeo de la Escola Solc Nou. ¡Es imposible verlo sin moverse!

Este jueves pasado fue en el Institut Veles e Vents de Gandía, con un público entusiasta de unos 200 jóvenes estudiantes de formación profesional, que han estado desarrollando proyectos de aprendizaje-servicio durante todo el curso.

Las imágenes y la música de fondo nos permite plantearnos porqué la felicidad, sin perseguirla explícitamente, acompaña siempre la solidaridad.

Share This