Seleccionar página

Tenda i mapaSin duda ésta es una de las preguntas más interesantes que podemos hacer a nuestros hijos cuando vuelven de campamentos.

Hubo un tiempo en que las asociaciones juveniles y de educación en el tiempo libre que organizaban estas actividades rechazaban cualquier actuación que se les antojara demasiado cercana a la escuela.

Eso significaba que en los campamentos no se solían llevar a cabo actividades cuyo objetivo fuera adquirir o fortalecer conocimientos (eso sonaba a “demasiado escolar”).

El foco se ponía en la educación en valores y actitudes: autonomía, compañerismo, respeto, responsabilidad… Valores que, en cualquier caso, no se evaluaban. Todo era bastante implícito, casi por ósmosis.

La parte fuerte, entonces, era la ética; la parte débil, la cognitiva y la parte “intermedia” la de las habilidades y destrezas funcionales, que en realidad podían llegar a tener bastante impacto en los campamentos más robinsonianos: plantar la tienda, orientarse con el mapa y la brújula, hacer la comida…

Desde hace unos cuantos años todo esto ha cambiado. Para empezar, a las entidades sociales que tradicionalmente impulsaban campamentos les salió la competencia de las agencias de colonias en inglés; de los clubs deportivos y sus campus olímplicos; de iniciativas privadas o públicas que ofrecen campamentos sesgados por una especialidad, y esa especialidad es la que concreta los aprendizajes.

La verdad es que en estas ofertas a las familias les queda bastante más claro qué es lo que van a aprender sus hijos. Y ninguna de estas iniciativas tiene porqué hacerlo mal o despreciar la educación en valores. Al concretar una especialidad, vertebra y visualizan mejor los aprendizajes.

Creo sinceramente que las entidades sociales deberían poner en valor lo que ya antes era poderoso -la educación en valores y actitudes- pero, al mismo tiempo, deberían integrar sin prejuicios trasnochados actividades que de manera explícita potenciaran los conocimientos. Deberían concretar y exponer más y mejor la educación integral que pueden ofrecer.

Y eso deberían hacerlo no por superar la competencia con las otras iniciativas, sino por hacer justicia a los mismos campamentos, por no desaprovecharlos.  Porque:

¿Qué mejor lugar para aprender los nombres de las estrellas?

¿Qué mejor lugar para aprender geografía, historia, patrimonio cultural, tradiciones…?

¿Qué mejor lugar para integrarse como ciudadanos en el paisaje, que es uno de los signos de identidad más potentes?

 

 

 

Share This