Seleccionar página

Llueve en Cataluña y casi no me lo creo, después del invierno más seco y caluroso que recuerdo…

Reconozco que la sequía me altera, me pone nerviosa. Especialmente cuando ves la montaña reseca y polvorienta, con las fuentes al borde de la inanición, con los campos amarillos y marrones sin apenas pinceladas de verdor.

Salí de excursión dos domingos seguidos a la Garrotxa una de las comarcas más idílicas de Cataluña entre otras cosas por sus hayedos, como éste de la foto, “la fageda d’en Jordà”.

A diferencia de otras zonas, en Cataluña hay pocas hayas, por eso son tan estimadas. Volví de ambas excursiones bañada en polvo.

El hayedo -bosque de hadas- quiere humedad y frescor, y no ha obtenido casi nada de ello en los últimos meses. Se diría que las hayas están emigrando, dejando paso a las encinas -bosque de brujas-, que cada día dudan menos en subir por las laderas.

Cada vez que tengo nostalgia de lluvia abro el blog del amigo Gustavo Wilches, especialista en aguaceros, a veces muy dramáticos. Gustavo, a pesar de todo, tengo una buena noticia que darte: en Barcelona cada vez consumimos menos agua. ¡Algo es algo!

Quisiera encontrar otra vez charcos helados en invierno y lluvia en primavera y en otoño. ¿Volveremos un día a encontrar el equilibrio? ¡Que no se vayan las hadas!

Share This