Seleccionar página

Lo que hacemos es sólo una pequeña cosa, dijo la profesora, medio disculpándose. Era el jueves pasado, 2 de junio en Terrassa (Barcelona).

La sala de actos de la Biblioteca Central estaba llena de maestros, chicos y chicas y responsables de entidades sociales de esta ciudad. La profesora estaba rodeada de los protagonistas de su pequeño proyecto de aprendizaje-servicio.

Eran cuatro chicos y chicas alumnos de la Escuela Municipal de Educación Especial Fátima, que cursan  la etapa de Transición a la vida adulta. Entre ellos y la profesora nos contaron su experiencia y, al acabar, nadie del público pensaba que era sólo una pequeña cosa… ¡El profesorado siempre quita importancia a lo que hace!

La acción solidaria de estos chicos y chicas se coordina con los servicios sociales del barrio. Acuden a la casa de personas mayores que tienen movilidad reducida, dificultades para desplazarse fuera del hogar. Su objetivo es facilitar a estas personas la compra semanal.

Hablan con ellas, averiguan qué productos necesitan, elaboran una lista, reciben el dinero, van a comprar y vuelven a la casa con la compra hecha, el cambio y el tiquet, colocan los alimentos en su lugar y… ¡listo!

¡Qué sencilla y genial idea! Y qué poderoso instrumento de aprendizaje para los estudiantes: mejoran sus habilidades comunicativas y su relación con el barrio; ejercitan la escritura, la lectura, el cálculo, la orientación espacial… se sienten útiles y valorados.

Esta fue sólo una de las seis brillantes experiencias que se presentaron en la Jornada d’aprenentatge servei (jornada de aprendizaje-servicio) promovida por el Ayuntamiento de Terrassa.

La jornada culminaba el proceso de este año, en que se ha constituido un grupo de trabajo con 10 entidades y empresas, dentro de la Xarxa d’Entitats Terrassa Educa (red de entidades), con la voluntad de ir consolidando el desarrollo del aprendizaje-servicio en esta ciudad.

Al final del acto, era evidente que tras la aparente simplicidad de los proyectos residía la calidad profesional y personal de los educadores que los impulsan, su inspiración, sentido común y creatividad.

 

Share This