Seleccionar página

Cuando las mujeres bajamos la guardia, porque estamos cansadas, hartas o decepcionadas de tanta lucha permanente.

Cuando abrimos sin límite las puertas a la frivolidad, porque pensamos, erróneamente, que siempre estaremos a tiempo de cerrar alguna.

Cuando nos olvidamos de proteger a la infancia, con la tonta excusa de que ahora los niños y las niñas son más espabilados que antes.

Cuando nuestra adicción a la velocidad se traduce en fomento de la precocidad, y empezamos a reírnos de cosas que no tienen ninguna gracia.

Cuando el mercado total nos abraza con fuerza y no nos damos cuenta que nos está ahogando.

Cuando nos da miedo que nos consideren conservadores o carcas, y nos obligamos a ser tolerantes con lo intolerable.

Cuando pasan todas estas cosas y algunas más, el erotismo deja de ser simpático y se utiliza como mecanismo de poder: cuanto más pronto les quede claro a las mujeres que son y serán un objeto sexual, mucho mejor.

¿Acaso no está demostrado que es en la infancia cuando se forja la personalidad, la escala de valores y las prioridades en la vida?

Share This