Seleccionar página

Me ha encantado la definición sobre la creatividad que esta mañana ha dado Sir Ken Robinson en esta segunda jornada del 21st Annual Service-Learning Conference .

No nos vayamos a confundir, ha dicho, una cosa es la imaginación y la otra la creatividad. Creativa no es la persona imaginativa, sino la que pone a trabajar su imaginación.

¡Y no se puede negar que en este congreso se trabaja! Hoy había un encuentro a las 7 de la mañana…

Yo empecé las 9 con el taller de Andrew Furco sobre Cómo medir el impacto de los jóvenes en su comunidad: en el aprendizaje-servicio hay más experiencia en evaluar a los jóvenes que en evaluar los cambios positivos que éstos provocan en el entorno.

Después, en la sesión plenaria, además del inspiradísimo y divertidísimo Sir Ken Robinson también hemos podido disfrutar de Haru Inouye, de la Shinnyo-en Foundation, arropados por  jóvenes artistas de breakdance, de rap y hip-hop.  

¿Se puede pedir más? Pues sí, para acabar, estuve en el taller de CLAYSS  sobre responsabilidad corporativa en el aprendizaje-servicio, en el que Maria Rosa y Giuliana expusieron las claves del éxito de la experiencia argentina con la empresa Price Waterhouse Cooper.

¡Alimentos para la creatividad!: con la imaginación no basta.

Share This